Encuentro Rvdo Manuel Alcalá PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Viernes, 29 de Abril de 2016 23:35



 

Encuentros de la Red Laical con el Padre Manuel Alcalá

SEMANA SANTA 2016


Durante la celebración de la Semana Santa y coincidiendo con el retiro espiritual de la Comunidad de San Fernando, tuvimos la oportunidad de conocer al padre Manuel Alcalá, jesuita muy querido en la Compañía de María.

Vino para acompañar a las monjas y se ofreció cortésmente a tener una entrevista con nosotras. El Lunes Santo acudimos expectantes y deseosas de saber algo más sobre ese sacerdote, algo mayor ya, del que tan bien nos habían hablado. Cuál fue nuestra sorpresa al encontrarnos con un entrañable jesuita, lleno de vitalidad y sabiduría. Sus palabras sobre Jesús, su madre María, las mujeres del Evangelio, nuestro papel como laicas en la sociedad actual, etc, llenaban la habitación de una espiritualidad contagiosa. Poco a poco nos transmitía su entusiasmo y nos descubría una visión desconocida para nosotras del Evangelio.

Nos quedamos tan encantadas con su dialéctica sincera, documentada y llena de fe que le insinuamos si podíamos vernos otro día más. Manuel Alcalá nos tendió la mano y nos ofreció reunirnos durante el tiempo que quisiéramos para poder, así, continuar nuestra formación. Nos sentimos enormemente agradecidas por su generosidad y lo consideramos un verdadero regalo.

Durante las jornadas compartidas con este ilustre jesuita, pudimos ahondar en el papel de las mujeres en el Reino de Dios y el trato que Jesús les daba. Paso a paso fue describiéndonos las veinticuatro mujeres que, a lo largo del Evangelio tienen trato con Jesús, destacando el papel de María.

También, con motivo de la celebración de la Semana Santa y el reciente fallecimiento de Pilar Barrero, monja de la Comunidad de San Fernando, nos presentó el concepto de la muerte como algo no definitivo, como una “Pascua”, un tránsito. La Pascua como celebración de muerte y Resurrección. La Esperanza es más grande que la muerte. Saber quién es Dios es morirse, es el Misterio.Deberíamos ser predicadores de la “Esperanza Teologal”. Por ello, nos recomendó algunos libros tales como Las teologías del siglo XX de Gibellini, del que nos leyó algunas reseñas e hizo breves comentarios sobre las distintas corrientes dentro de la fe; Mujer, Iglesia, sacerdocio, Manuel Alcalá, etc.

Otro momento a destacar es cuando nos habló como madres. Nos recomendó, entre otras cosas, que debíamos enseñarles el silencio a nuestros hijos. Para hablar con Dios deben aprender el silencio.

La última jornada nos mostró la necesidad de conocer el Padre Nuestro en las catequesis. Debemos mostrar cómo Jesús nos enseña a llamar a Dios llamándolo ABBA, papá. Así debemos verlo, necesitamos ternura espiritual. Es necesaria para nuestra sociedad. Enseñar a orar. Como madres de familia debemos proyectar la ternura de nuestra relación con Dios y mostrársela a nuestro hijos.

El definición de Esperanza como certeza de un acontecimiento futuro porque creemos en Dios.

Nos leyó la conversación de Jesús con la Samaritana con el gesto iluminado, totalmente emocionado al desgranar junto a nosotras las hermosas palabras que Jesús le dijo en la fuente: “Soy yo”. Manuel Alcalá nos comenta que siempre estamos en tiempo de cosecha. Es testimonio, debemos empezar con el ejemplo. Todo cristiano tiene la responsabilidad de dar testimonio de su fe y Esperanza. Dar razón de nuestra fe “contagiando”.

Nos recuerda que la primera Iglesia es la FAMILIA.

Tras las jornadas compartidas con el padre Alcalá, todas coincidíamos en destacar su gran generosidad y carisma. Esperamos podamos repetir encuentros formativos con Manuel Alcalá. ¡Ha sido todo un lujo tenerlo entre nosotras!.

El día 26 la comunidad de religiosas de San Fernando nos invitó a celebrar con ellas la vigilia Pascual que fue oficiada por el padre Alcalá. Lo celebramos en la pequeña capilla de la comunidad, las palabras del Padre Alcalá, la ceremonia íntima, alegre y la buena compañía, nos llevó a celebrar la resurrección de un modo especial y más profundo. Esta ha sido la primera vez que hemos asistido a la vigilia junto a las religiosas, nos ha encantado, estamos muy agradecidas de haber tenido la oportunidad Esta ha sido una semana santa especial, el padre Manuel Alcalá y la celebración de la vigilia Pascual junto a las religiosas, han sido los “responsables”. ¡Dios nos sorprende siempre!.