jornada de espiritualidad 2016

JORNADA DE ESPIRITUALIDAD 2016-03-05

 

Jesús, el rostro de la misericordia del Padre.

Comenzamos la jornada en “Landirás”, preciosa casita en la ciudad de Chiclana de la Frontera. Asisten compañeras integrantes de los grupos de Sanlúcar y San Fernando, 18 en total. Tras un caluroso saludo de bienvenida, oímos la canción “Confianza” y, aún, resonando en nuestros oídos los versos: “a quien confía en el Señor, la Misericordia lo rodea”, Marujina y Santos nos presentan el power point “Orar con los salmos, la oración de la Iglesia”.

A lo largo de su lectura, descubrimos que el resultado de Su Amor es el Perdón. Nos conoce como un padre conoce a su hijo/a, su misericordia dura siempre y debemos confiar en ella.

Para terminar con esta dinámica, leímos juntas la oración “que no nos abandone nunca tu misericordia perpetua.”

Con motivo de la siguiente lectura propuesta, “El jubileo de la Misericordia”, nuestra acompañante Santos, comenzó explicando que el Papa ha dedicado este año jubilar a la Misericordia ya que, según

palabras textuales, es “la viga maestra en la Iglesia”. Continuó, mostrándonos un poco sobre su significado y sentido en la Iglesia y cómo ya, en el Antiguo Testamento, se hablaba de un Dios misericordioso o como, en el Evangelio de Juan, se nos dice que Dios es Amor. También nos paramos a mirar a Jesús y vimos que cuando tenía una dificultad acudía a ella. Así debe ser nuestra mirada, con los ojos de Jesús. Ante la necesidad, resolverla. Actuar.

El Papa  propone a los cristianos que es el tiempo de retomar lo esencial. Para nosotros es importante ir al interior de cada persona, no debemos quedarnos en el exterior. Debemos atender a los que viven en las “Periferias Existenciales”. Nos pide que reflexionemos sobre las obras de la Misericordia y que tengamos presente siempre a María como la madre de la Misericordia.

Partiendo, pues, de que la experiencia del Amor de Dios nos aporta serenidad y paz, nos proponemos el ir descubriendo, en nuestro interior, a lo largo de la jornada, nuestras responsabilidades a nivel familiar, social, profesional, etc. Para ello, le pedimos al Señor que nos ayude.

Nos marchamos, textos en mano, por distintos lugares de la casa, unas dentro, al calor del hogar y otras, en el exterior, en plena naturaleza. La dinámica propuesta, consistía en hacer un trabajo personal con una selección de textos de la Bula del Jubileo, con la idea de ir interiorizando y reflexionando para luego compartir.

Volvimos a la sala tras una hora intensa de discernimiento. Compartimos todo lo que, la lectura de los textos, nos había removido en nuestro interior. Coincidimos en casi todos los puntos:

* Descubrimos a Dios en nuestras vidas, actuando y esto les da sentido. Nos hace ver todo con otra mirada. Es cuestión de ir a lo básico, ir a su Amor. Cuando la misericordia de Dios se manifiesta en nuestras vidas, nos hace sonreír y aporta serenidad.

* Nos sentimos llamadas a contagiar la Misericordia de Jesús con la palabra y la vida. Es un compromiso que tomamos libremente y por el que nos sentimos profundamente agradecidas.

* Reconocemos que, en ocasiones, nos cuesta mirar a los demás con los ojos de Jesús pero lo intentamos constantemente. Estamos muy influenciados por la rapidez que nos rodea y eso nos hace no entrar en los demás. En muchas ocasiones somos muy rápidos al juzgar. Queremos estar atentas a las necesidades de los demás y mirarlos con otros ojos. No queremos que la indiferencia nos inunde.

* “El perdón” es lo que más nos cuesta poner en práctica, sobre todo a nosotros mismos más que a los demás. Lo vemos como una fuerza que resucita. El perdón nos abre un futuro de Esperanza. Pedimos al Señor que nos llene de su generosidad y Paz para conseguirlo.

* El amor es la clave de la Misericordia. Si estamos débiles en Misericordia, estaremos en la puerta del Amor.

* Nos damos cuenta de la importancia de que se transmita de generación en generación y por lo tanto, de nuestro papel de transmisoras de la Misericordia. El Amor es vida, servicio. El amor se recibe gratuitamente y se dona gratuitamente. El amor que hemos recibido es para darlo.

En un ambiente lleno de emociones y sentimientos compartidos, Santos nos propone agradecer a Dios las luces que da a nuestra vida.

Seguidamente, vemos un segundo Power Point: Misericordiosos como el Padre,  en el que aparecen los textos de Mt.25.34-36 y  Mt.5,1-10; se comentan las Bienaventuranzas. Son las obras de Misericordia. Son

la acción de la Iglesia pero de forma reflexiva, con otra mirada, para nuestra realidad actual. En nuestro contexto. Comprobamos que Dios no “pasa de moda”, sólo tenemos que actualizarlas. Las obras de Misericordia nos piden comparecer para compadecer, como hace el samaritano.

La clave: “El Señor os ha perdonado, hacer vosotros lo mismo”

(Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los Colosenses (3,12-17).

“Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar?, No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.” (Mt.18, 21)

“La Iglesia tiene la misión de anunciar la Misericordia de Dios, corazón palpitante del Evangelio, que, por su medio, debe alcanzar la mente y el corazón de toda persona” (Papa Francisco).

Terminada esta preciosa reflexión, celebramos un almuerzo, donde tras bendecir y agradecer los alimentos, predominaron las risas, las experiencias y consejos de familia…en resumen una verdadera mesa compartida.

A media tarde, retomamos nuestra labor de reflexión y para ello se nos dio un tríptico sobre las Obras de Misericordia (Ed. Balmes). Nos reunimos en grupos de tres para comentarlo y realizar una petición conjunta de Perdón que sería, más tarde, compartida con todos los demás integrantes de la Jornada.

Continuamos escuchando la canción de Salomé Arricibita: Si decides. Para luego hacer una lectura conjunta del Evangelio de Lucas 15,11-32, seguido de un tiempo de silencio para meditar.

Nuestra compañera Chari leyó una oración “Hoy y siempre podemos contar contigo”, escuchamos el Ave María cantado y, finalmente expresamos libremente nuestro agradecimiento e intensas sensaciones vividas durante la Jornada.

Llenas de gozo, marchamos a nuestras respectivas familias, sintiéndonos más que nunca Red Laical.

Chiclana 5 de Marzo de 2016