Llamada, guía 1

Seguidores/as de Jesús, acogiendo sus llamadas hoy

 

“La llamada de Dios a Juana de Lestonnac, generó en ella el sueño de un proyecto con un estilo de vida propio y una manera específica de realizar la misión educativa.

Dios nos sigue llamando hoy y su llamada nos compromete…” [1]

  • En mi experiencia cristiana ¿qué entiendo por llamada, vocación…?
  • En qué momentos de mi vida he sentido llamadas del Señor:
    • En qué circunstancias
    • A través de quién, de qué
    • Cómo
    • Para  qué…
  • Traigo a mi memoria textos de llamadas de Jesús en el Evangelio, a quién llama Jesús, en qué circunstancias, a través de quién o de qué , cómo, para qué…
  •  
  • ¿Cómo iluminan estos textos mi experiencia creyente?
  •  
  • Recojo lo que deseo compartir con el grupo y el texto o los textos que me han iluminado.

“No somos nosotros los que hemos  amado a Dios, sino que El nos amó  primero” (1Jn. 4,10)

Lo más importante no es….

que yo te busque,

sino que Tú me buscas en todos los caminos (Gén. 3,9)

         

que yo te llame por tu nombre,

sino que Tu tienes tatuado el mío en la palma de tu mano (Is. 49, 16)

 

que yo te grite cuando no tengo ni palabra,

sino que Tú gimes en mí con tu grito (Rom. 8, 26)

 

que yo tenga proyectos para Ti,

sino que Tú me invitas a caminar contigo hacia el futuro (Mc. 1, 17)

 

que yo te comprenda,

sino que Tú me comprendes en mi último secreto (1Cor. 4, 10)

 

que yo te guarde en mi caja de seguridad,

sino que yo soy una esponja en el fondo de tú océano ( EE. 335)

 

que yo te ame,

con todo mi corazón y todas mis fuerzas,

sino que Tú me amas

con todo tu corazón y con todas tus fuerzas (Jn. 13, 1)

 

Porque ¿cómo podría yo buscarte, llamarte, amarte… si Tú no me buscas, me llamas y me amas primero?

 

El silencio agradecido es mi última palabra,

Mi mejor manera de encontrarte

 

Benjamín González Buelta, S.J

 

[1]Doc, Capitular, 1, Introducción