Carta a los grupos de la Red Laical

Roma, 15 de mayo de 2013

 

A LOS LAICOS Y LAICAS DE LA COMPAÑÍA DE MARÍA N. S.

Queridos todos y todas:

Estos días hemos celebrado la Asamblea Plenaria de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG), cuyo tema era “Entre ustedes no debe suceder así. El servicio del liderazgo según el Evangelio”.[1] La Hermana Mary Pat, una de las ponentes[2], hablaba de “compañerismo de gracia”. Afirmaba que la historia de nuestras propias Órdenes y Congregaciones es una historia rica de legiones de mujeres sabias, compañeras de gracia, líderes transformadoras que, siguiendo el ejemplo de Jesús, acompañaron a las hermanas de su época con visión, energía, desafío y coraje para realizar la misión dirigida hacia el pueblo de Dios… Sus historias nos introducen más de cerca en la comunión de los santos y luego nos empujan hacia nuestro propio tiempo posmoderno, permitiéndonos actuar con su sabiduría y la profundidad de su imaginación…

Juana de Lestonnac es, para los que estamos vinculados a ella, esa mujer sabia, compañera de gracia. En este día en que celebramos su reconocimiento público como prototipo de vida cristiana, recordarla así renueva en nosotros el deseo de sentirnos Cuerpo, co-creadores de una misión y de un estilo de vida que ha de ser inteligible y decible para nuestro mundo. Las palabras interrelación, corresponsabilidad, complementariedad, entre nosotras y con los laicos, han ocupado un lugar importante en los procesos que como Compañía hemos ido haciendo. Recrear los vínculos que nos unen, articulando todas nuestras posibilidades, con novedad y creatividad, se nos ha hecho llamada; sabemos que ahí está la fuerza y la grandeza que tenemos para entregar a los demás. También a nosotros el Señor, al igual que hizo con sus discípulos, nos invita a superar las leyes mundanas: “no sea así entre vosotros, el que entre vosotros quiera ser grande, que sirva a los demás y el que entre vosotros quiera ser el primero, que sea vuestro siervo”.[3]

Como Jesús en el Evangelio de hoy[4], le pedimos al Padre Santo que nos guarde en su nombre para que no nos perdamos, para que arraigados en él y alimentados de su Espíritu, con libertad y creatividad, en unión de corazones, podamos seguir haciendo vida el Carisma que Dios confió a Juana de Lestonnac.

Vivir esta fiesta teniendo como telón de fondo los diez años de la Red Laical que acabamos de celebrar, es también impulso para continuar creando futuro en compañía de María Nuestra Señora.

Un fuerte abrazo

 

Beatriz Acosta Mesa odn

y Equipo General

 

 

 

 

 


[1] XIX Asamblea Plenaria, Roma 3 a 7 de mayo de 2013

[2] La Hermana Mary Pat Garvin RSM es Ph.D. Psychotherapist & Consultan

[3] Cf. Mt 20,26

[4] Jn 17, 11b-19