TALLER DE ORACIÓN PDF Imprimir E-mail
Escrito por Aurora Meléndez   
Lunes, 21 de Mayo de 2012 20:11

 

Los pasados 14 y 15 de abril tuvo lugar en San Fernando el Taller de oración de la Red Laical de la

Zona Sur. En total fuimos 16 personas (10 laicos y 6 religiosas, incluidas Marga y Maribel Clemente).

Creo que ha sido muy fructífero, pero eso es mejor comprobarlo a través de los testimonios que desde allí nos llegan

 

“El taller de oración, me encantó. Marga y Maribel se mostraron muy cercanas a la vez que demostraban una profundidad inmensa. Durante estas jornadas he tenido la sensación de que Dios me acompañaba en todo momento y se me mostraba más claro. He podido intimar más con Él. La metodología aplicada a la oración me ha servido de gran ayuda. Creo que jornadas como estas, son muy necesarias para nuestra formación de laicos Compañía de María. Nos hacen estar más atentos a la mirada del Señor, y más comprometidos con el tender la mano. Siento en estos encuentros que mi compromiso se afianza, mi Sí se hace más fuerte. El sentir el calor de mis compañeras, el acompañamiento en la Fé , lo encuentro esencial en estos momentos de mi vida. Me siento en familia y eso me anima a seguir.
Un beso lleno de mucha levadura.” Lucia (Grupo “Levadura” de San Fernando”)

 

 

“Me ha ayudado a redescubrir que la voluntad de Dios es que se haga realidad su Reino “venga a nosotros tu reino”. En esto nosotros tenemos mucho trabajo que hacer. Somos las herramientas con las que El cuenta para hacer realidad ese sueño. Es bueno comprobar como Dios no siempre nos habla de la misma forma. Nos podemos detener en un mismo texto en distinta ocasiones y cada vez descubrir llamadas y aspectos nuevos. Sin lugar a duda además del encuentro personal con Jesús y la reflexión; ha sido un momento para poder compartir juntos religiosas y laicos. Comprobar una vez más que todos pertenecemos a la gran familia que es Compañía de María.” Aurora (Grupo “Salinas” San Fernando)

 

 

 

“El taller de oración me ha supuesto la oportunidad de poder pararme a pensar en las oraciones que tantas veces hago y creo detenerme a escudriñar, percibiendo otro nuevo sentido
En cuanto a la oración de los salmos, no tenía mucho conocimiento sobre ellos, los rezo en misa pero no sabía su origen ni su importancia en  la educación y cultura judeocristiana.  Me gustó mucho el salmo elegido y todo lo que pudimos extraer de él. Con la oración del Padrenuestro, descubrí otro significado como que fuera Dios quien me "pidiera " a mí que yo realice en la tierra lo que le pido a Él en el cielo, que sea su herramienta. Me ha hecho concienciarme aún más de mi encargo en ser testigo de mi fe y en trabajar por la justicia y el amor. La lectura del principito me encantó, parece mentira que un texto no religioso pueda releerse y encontrar a Dios en él. La contemplación de los misterios de Jesús, de la Encarnación, concretamente me brindó el descubrir el lado más humano de María. La oración de la vida es algo muy similar a lo que vengo haciendo desde hace algún tiempo y me hace sentir muy bien.
Tanto Marga como Maribel transmitían además de conocimientos de las Sagradas Escrituras y de cultura teológica, su entusiasmo y fe en Dios.
Eso es algo que se nota y se transmite. El compartir estos ratos de oración y conocer a personas nuevas del colegio ha sido también muy enriquecedor, te reafirma en tu fe, de que estamos en lo cierto. La celebración de la Eucaristía fue muy emotiva. En fin como resumen Dios estuvo allí.” Rosalina (Grupo “Levadura” de San Fernando)

 

 

 

Estos días han sido muy buenos y aprovechables para nosotras. Hemos aprendido sobre la oración, qué es en realidad, que no es necesario ir a ningún lugar en especial, que Cristo está en todas partes y nos podemos poner en comunicación con El, en todos los momentos de nuestras vidas, teniendo intención de hacerlo.

Nos ha servido también para hacer un parón en nuestras vidas porque es bueno pararse y pensar que hay mochas cosas y, además, de todo el correr diario y pensar en el Señor.

En el grupo he visto mucha espiritualidad, sinceridad, profundidad y libertad al exponer las intimidades espirituales y principalmente muchas ganas de ser mejores y de dialogar con Dios.

Con respecto a Marga y Maribel nos ha gustado mucho, son personas preparadas y se veía que están muy acostumbradas a hablar a los demás. Se les veía muy profundas, muy espirituales y muy convencidas de lo que decían.

Otra cosa que nos gustó mucho fue la participación de todas las personas, la cercanía y el respeto mutuo. Participantes del grupo “Guadalquivir” Sanlucar de Barrameda.