Red Laical Compañía de María (España)
Celebración conjunta Santa Juana de Lestonnac Imprimir
Encuentros - Zona Sur
Escrito por Administrator   
Viernes, 20 de Mayo de 2016 16:00

RESEÑA SOBRE LA CELEBRACIÓN CONJUNTA, COMUNIDAD Y RED LAICAL,

DE LA FESTIVIDAD DE SANTA JUANA, 2016.

 

El jueves 12 de mayo fuimos invitadas por la Comunidad de San Fernando a compartir una celebración tan significativa y entrañable como es el día de Santa Juana. En jornadas anteriores algunas de nuestras compañeras de la Red Laical junto con Marujina y Santos, monjas de la Comunidad habían ultimado detalles sobre la oración y convivencia.

Cuando llegamos a la Casa, todo fueron besos, sonrisas y hospitalidad. El ambiente de conexión y familiaridad entre laicas y religiosas era latente. Tras esta preciosa bienvenida, fuimos invitadas a pasar a la capilla para compartir una Oración a Santa Juana.

En un primer momento, Marujina, religiosa y Superiora de la Comunidad de San Fernando, nos comentó la dinámica que la Oración iba a seguir y el significado de los símbolos allí presentes: infografía, velas…

Comenzamos leyendo conjuntamente, la historia de Juana de Lestonnac. Fuimos desgranando algunos aspectos de su vida acompañados por cantos como Seguirte, Sé mi luz, Venid conmigo, Mil vidas, Siempre que digo Madre…

 

Después, cada una de nosotras encendió una vela y fue poniéndola junto a las de las demás como muestra de la común unión entre ambas comunidades, laicos y religiosas unidas por la fe y el Espíritu.

Marujina nos invitó a expresar los sentimientos allí vividos de forma libre y espontánea. Así fueron brotando desde nuestros corazones palabras como; gratitud, servicio, luz, camino, vida, Juana de Lestonnac, María…

Todas coincidíamos en la Paz encontrada, la Luz en el camino de nuestras sencillas vidas que alumbra nuestras noches y calma nuestros miedos, el referente de Juana de Lestonnac como fortaleza ante las dificultades, como madre, esposa, religiosa, educadora, mujer actual, valiente, confiada en Él, generosa y humana. Nos sentimos agradecidas plenamente y a la vez, con la necesidad de contagiar nuestra alegría a los que nos rodean.


Terminamos el encuentro, celebrando en una gran mesa compartida, entre platos típicos de nuestra tierra, risas y conversaciones en familia.

Como siempre nos marchamos agradeciendo lo recibido, con nuestros corazones llenos de Esperanza y la mirada en Santa Juana, deseosas de salir a nuestros distintos contextos y ser testigos vivos de la alegría del Espíritu.